vicios.es.

vicios.es.

Tabaco y enfermedades respiratorias crónicas

Introducción

En la actualidad, el tabaquismo es considerado una de las mayores amenazas para la salud pública del mundo, siendo una de las principales causas de enfermedades y muertes evitables. El consumo de tabaco ha sido relacionado con una gran cantidad de enfermedades y problemas de salud, especialmente aquellos que afectan el sistema respiratorio. En este artículo nos enfocaremos en cómo el tabaco afecta a las enfermedades respiratorias crónicas.

Enfermedades respiratorias crónicas

Las enfermedades respiratorias crónicas (ERC) son aquellas enfermedades que afectan las vías respiratorias y los pulmones, y que duran un periodo prolongado de tiempo. Algunos ejemplos de estas enfermedades incluyen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma y la fibrosis quística. Estas enfermedades pueden ser progresivas, irreversibles y potencialmente mortales, lo que las convierte en un problema de salud pública importante.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad respiratoria crónica que se caracteriza por una dificultad respiratoria progresiva. La EPOC es causada principalmente por el tabaquismo, aunque la exposición prolongada a otros irritantes respiratorios también puede contribuir. Los síntomas de la EPOC incluyen tos crónica, producción excesiva de moco y dificultad para respirar. A medida que la enfermedad progresa, estos síntomas pueden empeorar y convertirse en discapacitantes, lo que puede hacer que la persona tenga que depender de oxígeno para respirar.

  • La EPOC afecta a más de 65 millones de personas en el mundo, y se estima que será la tercera causa de muerte para el año 2020.
  • Fumar cigarrillos es el factor de riesgo más importante para la EPOC, pero también puede ser causada por la exposición a contaminantes del aire en el trabajo o en el hogar.

Asma

El asma es otra enfermedad respiratoria crónica en la que las vías respiratorias se inflaman y se estrechan, lo que dificulta la respiración. Aunque la causa exacta del asma no está clara, el tabaquismo y la exposición a otros irritantes respiratorios pueden desencadenar ataques de asma. Los síntomas del asma incluyen sibilancias, tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar. A medida que la enfermedad progresa, puede ser necesario el uso de inhaladores o nebulizadores para controlar los síntomas.

  • El asma afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, siendo una de las enfermedades crónicas más comunes en la infancia.
  • Fumar cigarrillos durante el embarazo aumenta el riesgo de que el niño desarrolle asma en la infancia.

Fibrosis quística

La fibrosis quística es una enfermedad genética en la que el sistema respiratorio y el sistema digestivo producen moco espeso y pegajoso que obstruye las vías respiratorias y los conductos pancreáticos. El tabaquismo es especialmente peligroso para las personas con fibrosis quística ya que empeora la función pulmonar y aumenta el riesgo de infecciones respiratorias.

  • La fibrosis quística es una enfermedad rara que afecta a aproximadamente 70.000 personas en todo el mundo.
  • No existe cura para la fibrosis quística, pero los tratamientos pueden mejorar la calidad de vida y prolongar la supervivencia.

Efectos del tabaco en las ERC

Los efectos del tabaco en las enfermedades respiratorias crónicas son devastadores. Fumar cigarrillos es uno de los principales factores de riesgo para la EPOC, el asma y la fibrosis quística. Los químicos tóxicos presentes en los cigarrillos dañan los pulmones y las vías respiratorias, lo que aumenta la inflamación y la producción de moco.

  • Un fumador tiene un riesgo 10 veces mayor de morir por EPOC que un no fumador.
  • Fumar cigarrillos puede hacer que los síntomas del asma sean más graves y más difíciles de controlar.
  • Los fumadores con fibrosis quística tienen una función pulmonar significativamente peor que los no fumadores y corren un mayor riesgo de infecciones respiratorias.

Tratamiento de las ERC relacionadas con el tabaco

La única forma de prevenir las ERC relacionadas con el tabaco es dejar de fumar. A pesar de que puede ser difícil dejar de fumar, hay muchas opciones disponibles para ayudar a las personas a dejar de fumar, como parches de nicotina, chicles de nicotina, pastillas y otros medicamentos recetados. Además, las personas con enfermedades respiratorias crónicas pueden beneficiarse de otros tratamientos, como inhaladores y terapia respiratoria.

  • Dejar de fumar es la única forma de prevenir la progresión de la EPOC y mejorar la función pulmonar.
  • Las personas con asma que dejan de fumar pueden experimentar una reducción en los síntomas y una mejora en su función pulmonar.
  • Los tratamientos actuales para la fibrosis quística no pueden revertir el daño pulmonar causado por el tabaco, pero dejar de fumar puede ayudar a prevenir más daño y mejorar la función pulmonar existente.

Conclusión

El tabaco y las enfermedades respiratorias crónicas están estrechamente relacionados. Fumar cigarrillos es uno de los principales factores de riesgo para la EPOC, el asma y la fibrosis quística, y puede empeorar los síntomas y la progresión de estas enfermedades. Aunque puede ser difícil dejar de fumar, es importante tomar medidas para prevenir y tratar estas enfermedades. Si eres fumador y padeces una enfermedad respiratoria crónica, pide ayuda a un profesional de la salud que pueda ayudarte a dejar de fumar y mejorar tu calidad de vida.