vicios.es.

vicios.es.

Ejercicios de respiración para reducir la ansiedad y la tentación

Introducción

La ansiedad y la tentación son dos de los principales factores que contribuyen a la recaída en adicciones. Muchas personas buscan en las drogas o el alcohol una forma de escapar de sus emociones y problemas, y cuando intentan dejar estas sustancias, se enfrentan a la ansiedad y la tentación.

Afortunadamente, hay ejercicios de respiración que pueden ayudar a reducir la ansiedad y la tentación, lo que puede mejorar las posibilidades de superar la adicción. En este artículo, vamos a explorar algunos de los ejercicios más efectivos que puedes probar por tu cuenta o con un terapeuta.

¿Por qué la respiración puede ayudar a reducir la ansiedad y la tentación?

Cuando estamos ansiosos o tentados, a menudo nuestras respiraciones se vuelven más superficiales y rápidas. Esta respuesta natural es una señal de nuestro sistema nervioso simpático, que está preparando al cuerpo para luchar o huir. Si esta respuesta se activa con frecuencia, puede tener efectos perjudiciales en nuestra salud mental y física.

Los ejercicios de respiración pueden ayudar a reducir la ansiedad y la tentación al activar nuestro sistema nervioso parasimpático, que es la parte de nuestro sistema nervioso que nos ayuda a relajarnos y recuperarnos. Cuando respiramos profundamente y conscientemente, le decimos a nuestro cuerpo que no hay ninguna amenaza inmediata y que podemos relajarnos.

Además, los ejercicios de respiración pueden ayudarnos a conectar con nuestro cuerpo y nuestras emociones. Esto a su vez puede ayudarnos a identificar y manejar los pensamientos y emociones que pueden estar contribuyendo a nuestra ansiedad y tentación.

Ejercicio de respiración 1: Respiración diafragmática

Este es uno de los ejercicios de respiración más simples y efectivos que puedes hacer para reducir la ansiedad y la tentación.

Para empezar, encuentra un lugar tranquilo donde puedas sentarte o tumbarte cómodamente y relajarte.

  • Coloca una mano en tu pecho y otra en tu estómago.
  • Inhala lentamente por la nariz, mientras cuentas hasta 4.
  • Siente cómo el aire entra en tu cuerpo y empuja tu mano del estómago hacia afuera.
  • Exhala lentamente por la boca, mientras cuentas hasta 4.
  • Siente cómo tu estómago se contrae y el aire sale de tu cuerpo.
  • Repite este proceso durante al menos un minuto.

Este ejercicio te ayuda a concentrarte en la respiración profunda y regular, lo que puede ayudar a reducir la ansiedad y la tentación. Además, puede ayudarte a relajarte y a reducir el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Ejercicio de respiración 2: Respiración cuadrada

Este ejercicio de respiración es más estructurado y puede ayudarte a concentrarte aún más en la respiración.

Para empezar, siéntate en una posición cómoda y cierra los ojos.

  • Inhala lentamente por la nariz mientras cuentas hasta 4.
  • Aguanta la respiración durante otros 4 segundos.
  • Exhala lentamente por la boca mientras cuentas hasta 4.
  • Aguanta la respiración sin aire durante otros 4 segundos.

Repite este proceso durante al menos un minuto, y luego aumenta el tiempo de inhalación y exhalación en un segundo. Si te resulta cómodo, puedes aumentar el tiempo aún más.

Este ejercicio puede ayudarte a concentrarte en la respiración y a reducir la ansiedad y la tentación. También puede ayudarte a reducir la frecuencia cardíaca y mejorar la circulación sanguínea

Ejercicio de respiración 3: Respiración alternativa de fosas nasales

Este ejercicio puede parecer extraño o difícil, pero puede ser muy efectivo para reducir la ansiedad y la tentación.

Para empezar, siéntate en una posición cómoda con la espalda recta y la mano derecha frente a tu nariz.

  • Cierra la fosa nasal derecha con el dedo índice derecho y exhala lentamente por la fosa nasal izquierda.
  • Inhala lentamente por la fosa nasal izquierda.
  • Cierra la fosa nasal izquierda con el dedo anular izquierdo y exhala lentamente por la fosa nasal derecha.
  • Inhala lentamente por la fosa nasal derecha.

Repite este proceso durante al menos un minuto, alternando entre las fosas nasales.

Este ejercicio puede ayudarte a equilibrar los hemisferios cerebrales y a reducir la ansiedad y la tentación. También puede ayudarte a aumentar la claridad mental y la energía.

Ejercicio de respiración 4: Respiración profunda de yoga

Este ejercicio de respiración es una versión más avanzada de la respiración diafragmática y puede ser muy beneficioso para reducir la ansiedad y la tentación.

Para empezar, siéntate en una posición cómoda con la espalda recta y las manos en tus rodillas.

  • Inhala lentamente por la nariz, llenando tus pulmones desde el fondo hasta la parte superior.
  • Aguanta la respiración durante un segundo.
  • Exhala lentamente por la boca, vaciando tus pulmones desde la parte superior hasta el fondo.

Repite este proceso durante al menos un minuto.

Este ejercicio de respiración puede ayudarte a relajarte profundamente, reducir la ansiedad y la tentación y mejorar la oxigenación del cuerpo.

Conclusión

Los ejercicios de respiración son una herramienta poderosa que pueden ayudar a reducir la ansiedad y la tentación. Prueba diferentes ejercicios y encuentra los que mejor funcionen para ti. Incluso unos pocos minutos de respiración consciente al día pueden tener un gran impacto en tu bienestar durante la recuperación de la adicción.